Donaciones
psoe.es


 

hover effect hover effect hover effect hover effect

Alfonso Martínez: El Gobierno regional está abusando en forma y fondo de los decretos ley, lleva siete y ninguno ha sido consensuado

El viceportavoz del Grupo Parlamentario Socialista explica que su partido ha votado en contra del decreto ley de reactivación económica del Gobierno regional porque no está de acuerdo con las exenciones y bonificaciones del juego, y porque el PSOE no va a consentir que se siga haciendo urbanismo a la carta para beneficiar a unos pocos
hover effect hover effect

 
El viceportavoz del Grupo Parlamentario Socialista Alfonso Martínez Baños ha criticado que el Gobierno regional está abusando “en fondo y forma” de los decretos ley. “Ya ha aprobado siete este año y en ninguno ha consensuado ni dialogado”.

Alfonso Martínez ha hecho estas declaraciones tras el pleno de la Asamblea Regional en el que se han aprobado el decreto ley de sociedades cooperativas y el de la reactivación económica de la Región de Murcia.

El Grupo Parlamentario Socialista ha votado en contra del segundo porque tiene varios cambios legislativos con los que no está de acuerdo, como las exenciones y bonificaciones al juego. “Los presupuestos de 2020 ya incluían exenciones al juego por importe de 6,5 millones de euros, por tanto, no estamos de acuerdo con seguir en esta dinámica, porque en la Región de Murcia tenemos la mayor densidad de salas de juego por habitante”.

Además, el diputado socialista ha dicho que este decreto modifica dos artículos de la ley del suelo con el único objetivo de beneficiar a determinadas personas jurídicas o físicas para que puedan hacer uso de sus inversiones. “No vamos a consentir que se siga haciendo urbanismo a la carta para beneficiar a nadie en particular, sea quien sea”.

Finalmente, Alfonso Martínez ha señalado que este decreto ley hace muchos cambios en la normativa regional de tributos cedidos, y ha recordado que el 1 de julio el Tribunal Constitucional tumbó una modificación tributaria a nivel estatal de la ley que regulaba el impuesto de sociedades, precisamente, porque la fórmula de decreto ley no se puede usar para hacer cambios relacionados con la tributación de la ciudadanía.