psoe.es


 

hover effect hover effect hover effect hover effect

El PSOE lamenta que el Gobierno regional se ratifique en su decisión de no trasladar al museo de Mula el ajuar funerario de La Almoloya

La viceportavoz Isabel Casalduero pregunta al Gobierno regional por sus planes sobre el yacimiento y afirma que la decisión de trasladar parte del hallazgo al museo de Murcia ha suscitado un gran descontento a la ciudadanía, Ayuntamiento y a los científicos
hover effect hover effect

 
La viceportavoz del Grupo Parlamentario Socialista Isabel Casalduero ha preguntado en el Pleno de la Asamblea a la consejera, Adela Martínez-Cachá, sobre los planes del Gobierno regional de exponer de manera permanente el ajuar  funerario de la tumba 38 del yacimiento de La Almoloya, conocido como La Princesa, en el Museo Arqueológico de Murcia. 

Casalduero ha indicado que esta cuestión ha suscitado mucha inquietud entre la ciudadanía de Mula y su comarca. “Consideramos que no hay ninguna razón científica o de otra naturaleza que justifique la separación de este hallazgo del conjunto del yacimiento, que está ubicado en el Museo de Mula”. 

Una decisión “que ha sido tomada en contra de los vecinos y vecinas de Mula, en contra de su Ayuntamiento y de los técnicos e investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona; además, también es contraria a los informes previos de la Consejería, emitidos por la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales”. 

Son muchos los motivos por los que este ajuar funerario se debe devolver al museo de Mula. Entre otras cuestiones, porque cumple todos los requisitos, incluidos la seguridad y proximidad, para albergar los hallazgos y así lo certificó en su momento la propia Dirección General. 

La parlamentaria socialista lamentó esta decisión por parte de la Consejería y argumentó que esta opción, además, conculca el principio de unidad de colección, por el que los hallazgos de yacimientos arqueológicos deben ser conservados en un mismo lugar para favorecer la investigación y el conocimiento por parte de la ciudadanía.

Además, la decisión de la Consejería va a suponer una traba a la labor investigadora del equipo de la Universidad Autónoma de Barcelona. 

“Nos parece una decisión arbitraria y electoralista que carece de base científica y social. El patrimonio arqueológico es un factor dinamizador de la cultura y economía locales, sobre todo en el caso de comarcas deprimidas o diversificadas”. Por lo que, “desgajar los elementos patrimoniales locales más atractivos para concentrarlos en la capital regional favorece el desequilibrio territorial y ahonda la brecha económico-cultural”, concluyó.