Donaciones
psoe.es


 

hover effect hover effect hover effect hover effect

Francisco Lucas: `El alcalde de Murcia pasa a la historia como el primer regidor de la democracia que permite a la ultraderecha entrar en las instituciones`

El portavoz del PSRM alerta de que populares y naranjas “llegan aterrados y noqueados políticamente a la próxima cita electoral y por eso han comenzado ya con el intercambio de cromos con Vox para no poner en peligro el pacto de investidura del Gobierno regional”
hover effect hover effect

 

El portavoz del PSRM, Francisco Lucas, ha lamentado queel alcalde de Murcia, José Ballesta, pasará a la historia de la capital como el primer regidor de la democracia que permite a la ultraderecha entrar en las instituciones para asumir la gestión de seis juntas municipales”. El dirigente socialista ha mostrado su “preocupación” por el hecho de que un político como Ballesta que fue rector de la Universidad de Murcia y que se ocupó de trasladar valores de tolerancia y respeto a los alumnos, “ahora asista impasible al acuerdo entre PP y Ciudadanos con Vox, dejando a más de 30.000 murcianos a los pies de los caballos de la ultraderecha y sus políticas antisociales cimentadas en la homofobia, el racismo y que apuestan por la derogación de la ley de violencia de género”.

 

Francisco Lucas ha asegurado que ese acuerdo “es un hito nefasto” en la trayectoria política del alcalde y considera que este acuerdo “tiene fuertes componentes electorales”. El dirigente socialista ha reflexionado que tanto populares como naranjas “llegan aterrados y noqueados políticamente a la próxima cita electoral, por eso han comenzado ya con el intercambio de cromos con Vox, entregándole el control de seis pedanías de Murcia para no poner en peligro el pacto de investidura y no perder el Ayuntamiento de la capital y el Gobierno regional”.

 

El portavoz del PSRM ha instado a la ciudadanía “a tomar buena nota” del escenario político que se vislumbra en Santo Ángel, Aljucer, Guadalupe, Era Alta, San Pío y La Albatalía: “El PP y Ciudadanos prefieren el poder antes que prestar una buena atención a la ciudadanía, por eso sacrifican la gestión de servicios básicos para los vecinos de esas seis pedanías y ceden su control a un partido que solo quiere recortar ayudas sociales y cuyas políticas de odio solo fomentan la confrontación”.

 

El dirigente socialista considera esta cesión del PP y Cs como una muestra más de que la capital del Segura y la propia Región “se han convertido desgraciadamente en el primer laboratorio del país de experimentación política de las tres derechas que solo nos puede conducir a retroceder en servicios sociales, educación pública y sanidad, así como a revivir desigualdades sociales anacrónicas de una España en blanco y negro”.