Donaciones
psoe.es Juventudes Región de Murcia


 

hover effect hover effect hover effect hover effect hover effect

Gloria Alarcón: La ley de familia que propone el PP es una ley antifamilia

La vicesecretaria general del PSRM señala que en la Región de Murcia en 2o16 se sometieron a una interrupción voluntaria del embarazo 753 mujeres de entre 30 y 34 años, frente a las 23 menores de 15 años que lo hicieron, “lo que refuerza la noción de que la legalización del aborto no promueve el libertinaje, sino que opera como último recurso en la planificación familiar”
hover effect hover effect

 
La vicesecretaria general del PSRM-PSOE y secretaria de Economía, Igualdad de Género y Políticas Públicas, Gloria Alarcón, ha asegurado que el anteproyecto de ley de protección a la familia del PP es una ley “antifamilia” y una “insoportable” regresión de los derechos de las mujeres, además de una vuelta al pasado de más de 30 años.

“La Región de Murcia se ha convertido en el laboratorio de experimentos del PP en relación con la restricción de los derechos de las mujeres. Se está produciendo una contrarreforma basada en el sesgo ideológico del PP contra la mujer”.

Según Alarcón, el Gobierno regional quiere que la Región de Murcia sea pionera en que las mujeres dejen de tener el derecho a decidir libremente cuándo y cómo quieren ser madres. “Esto supone negarnos un derecho constitucional e implica desatender las indicaciones del departamento de Salud Reproductiva e Investigación de la Organización Mundial de la Salud, según la cual, cuando el acceso al aborto es limitado, las mujeres en riesgo de exclusión social recurren en mayor medida a procedimientos clandestinos y a menudo inseguros.

Ha señalado que a nivel mundial, entre los años 2010 y 2014, el 73 por ciento de las mujeres que abortaron fueron mujeres casadas o en unión conyugal, mientras que sólo el 27 por ciento fueron mujeres que no vivían en pareja, a lo que ha añadido que en 2o16, se sometieron a una interrupción voluntaria del embarazo 753 mujeres de entre 30 y 34 años, frente a las 23 menores de 15 años que lo hicieron.

 “Esto refuerza la noción de que la legalización del aborto no promueve el libertinaje, sino que opera como último recurso en la planificación familiar. Planteado de esta manera, la legalización de la interrupción del embarazo permite que la planificación familiar sea hecha con métodos legales y médicamente seguros”, ha indicado.

La dirigente socialista ha reiterado que el aborto no es un fracaso, como dice el PP, sino que es una experiencia muy traumática que difícilmente alguna mujer la pueda considerar trivial, ni mucho menos, que la disfrute. “Pero ser obligada a procrear sin desear tener hijos puede generar, en algunos casos, una situación más traumática aún”.

“Si lo que realmente pretende el Gobierno regional es proteger a la familia, lo que tiene que hacer es mirar la realidad de las familias de la Región de Murcia y saber cuáles son los tipos de familia que se construyen en nuestra sociedad”, ha dicho.

“Más allá de hacer una definición de lo que se entiende por familia monoparental en el artículo 9, la ley no les prevé atención, y sobre todo, no les concede una igual protección a estas y a las familias numerosas, cuando las familias monoparentales en la Región son las que alcanzan mayores niveles de pobreza y de necesidad de protección integral”, ha añadido.

Ha destacado que la no atención sanitaria del aborto y su penalización no disuade a la mujer de interrumpir voluntariamente el embarazo, sino que aumenta la brecha social entre unas mujeres y otras en riesgo de exclusión social. “En la Región de Murcia hay más mujeres en riesgo de exclusión social que hombres”.

Finalmente, Gloria Alarcón ha anunciado que las mujeres socialistas de la Región de Murcia han elaborado un manifiesto en este sentido, que ya han firmado varios centenares de mujeres y hombres y al que puede adherirse cualquier ciudadano o ciudadana.

“Manifestamos, entre otras cosas, nuestro derecho a decidir libremente sobre la maternidad y sobre nuestros cuerpos desde nuestra autonomía moral y en base a nuestra dignidad; a no aceptar ninguna imposición ni prohibición en cuanto a nuestros derechos sexuales y reproductivos, y a ser atendidas por un sistema sanitario público y gratuito. “Le decimos al señor López Miras que nosotras decidimos”.