Donaciones
psoe.es


 

hover effect hover effect hover effect hover effect

MEMORIA DEMOCRÁTICA


La memoria como parte viva de nuestra historia

En diciembre de 2007, entró en vigor en nuestro ordenamiento jurídico la Ley 52/2007, reconociendo y ampliando derechos de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la dictadura franquista, más conocida como Ley de Memoria Histórica, bajo un Gobierno socialista, con el deseo de contribuir a la concordia nacional, desde la reparación a las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura franquista y la contribución, mediante un catálogo de políticas públicas que define su articulado, al derecho a la memoria familiar y personal.

La Región de Murcia tiene su propia memoria y la legitimidad para exigir que no se olvide, puesto que forma parte de nuestra historia y de nuestra identidad social y política. Impulsar su recuperación, en un marco de convivencia y respeto mutuo, es esencial para asentar en nuestra tierra una verdadera cultura democrática, fundamentada en el respeto a las víctimas y en la defensa de los derechos humanos.

Los y las socialistas vamos a reivindicar esa memoria democrática como expresión de reconocimiento y reparación de la dignidad de las víctimas que por razones políticas, ideológicas o religiosas sufrieron la represión franquista. El reconocimiento hacia quienes lucharon por la libertad y la democracia en la defensa de un Gobierno legítimo, es un deber moral y de justicia para quienes fueron sometidos a persecución, cárcel e incluso pagaron con sus vidas, y también para sus familias.

Muchos compañeros y compañeras de esta organización vivieron estos terribles episodios, directamente o a través de sus familiares, pues una de cada tres víctimas del franquismo en la Región tenía afiliación socialista. Durante muchos años, han sufrido en silencio la humillación y la indiferencia, y hoy, albergan la esperanza de la reparación moral que merecen.

Por ello, queremos poner en valor esta parte de nuestra historia desde el consenso, el diálogo y la participación de todas y todos los demócratas, recuperando los restos de las víctimas, manteniendo vivo su recuerdo y rindiéndoles homenaje. Y, ante todo, queremos que se conozca la verdad, para que desde la pedagogía de la reconciliación la sociedad tome conciencia de que estos hechos no pueden repetirse nunca más.