El PP en estos presupuestos confunde la renta básica de inserción con una limosna básica sin inserción

La diputada Consuelo Cano mostró su preocupación por el dinero que se destina a estudios técnicos a empresas externas y afirmó que estas Cuentas demuestran que la Consejería no confía en los ayuntamientos


30/11/2015
La diputada socialista, Consuelo Cano, ha analizado los presupuestos regionales para 2016 en materia de Familia e Igualdad de Oportunidades y observa que las prioridades no son las que la Región necesita, máxime en un área tan sensible.

La diputada subrayó que la política social tiene una importancia capital en nuestra Región. Y las necesidades no hacen más que aumentar, por los efectos de la crisis y porque la Administración no ha sabido estar a la altura en la atención a las crecientes necesidades y a la protección de los colectivos más desfavorecidos.

Cano señaló que “lo que antes hacían con una Consejería ahora lo hacen con dos, y todo con un presupuesto de 1.700.000€, más el sueldo de la consejera”.

Una cuestión que llama la atención al PSOE es que para el próximo año gastarán 3.635.551 en encargar estudios técnicos a empresas externas, cuando somos la Comunidad Autónoma con menos desarrollo normativo en materia de servicios sociales.

Consuelo Cano manifestó, asimismo, que el incremento en renta básica es una miseria, “pues para que alcance a más gente reducen las cantidades y lo venden como una revolución social, cuando lo que ocurre es que confunden la renta básica de inserción con una limosna básica sin inserción”. En este sentido añadió que la verdadera revolución sería devolver la dignidad a muchas miles de personas.

En opinión de la diputada socialista con estos presupuestos, la Consejería demuestra además que no confían en los ayuntamientos para un gran plan de políticas de inserción, a pesar de ser las corporaciones locales las que sufren las consecuencias porque son las que están junto a los vecinos. “No les van a dar un euro para esto”.
Los servicios públicos siguen agravándose. Sigue la lista de espera para las residencias.

Por otra parte, la atención temprana para la discapacidad va a seguir dependiedo del pueblo en el que nazcas, “a pesar de las innumerables fotos que se hace la consejera y trate de convencernos que es la única que se preocupa por los discapacitados”.

Otro aspecto al que se refirió Consuelo Cano es el volumen de dinero que va a mover la inmigración, que se encuentra en terreno sin control normativo. “Se puede mover a capricho o interés del que lo otorga, nos preocupa este tema y estaremos muy vigilantes”.

Por últimó denunció que la gestión de los recursos sociales en la CARM no tiene controles, ya que sólo hay 3 inspectores para 4.000 centros, entidades y servicios.