El PSOE afirma que el PP se ha quedado solo en el Senado al negarse a apoyar la supresión de los aforamientos

El senador Francisco J. Oñate sostiene que no se debe seguir amparando a quienes tienen una conducta dudosa, hay que suprimir este privilegio y cada político bajo sospecha debe responder de manera pronta y clara ante la Justicia


30/03/2016
El senador socialista por la Región de Murcia, Francisco J. Oñate señaló a propósito de la votación en contra por parte de la mayoría del PP en el Senado a una moción del PSOE que pedía la eliminación de la figura del aforado para los senadores, diputados y parlamentarios autonómicos, que “el PP se quedó solo ayer” en la Cámara Alta, como también ocurrió en la Asamblea Regional cuando el PSOE presentó una iniciativa en estos mismos términos.

Oñate defendió que en la situación actual desde la política “sólo caben señales inequívocas que muestren que estamos dispuestos a luchar contra la corrupción y hacer todo lo posible para que quien se corrompa, responda ante la Justicia”.
Para el senador socialista más allá de posibles análisis sobre lo que ha significado el aforamiento en la política y del hecho de que se trata de actos aislados, “lo cierto es que son ya demasiados casos aislados y por eso es el momento de eliminarlos para recuperar la confianza de la ciudadanía”.

Añadió que “algunos aforamientos pudieran tener sentido para evitar excesos en la administración de Justicia, pero llegados a este punto no podemos obviar que es el momento de quitarlos. El PSOE ya ha dado ejemplo sin que nadie se lo haya tenido que pedir”.

Oñate recordó que el PP tiene casos en el Senado “y no se entiende que se oponga a esta decisión ni que mientras expedienta a militantes, proteja a otros cargos públicos”.
Da la sensación -agregó- “que más que pensar en las exigencias de los ciudadanos, lo que intentan es proteger los numerosos casos que, por desgracia, hay en la Región de Murcia y en otras regiones”.

Para el Partido Socialista, las leyes no pueden seguir aparando a quienes tengan una conducta dudosa. Francisco J. Oñate reitera que “sin titubeos hay que suprimir el aforamiento y los políticos bajo sospecha deben responder de manera pronta y clara ante la Justicia”, concluyó.