El PSOE sostiene que la Consejería y el Gobierno regional parece que se han declarado en rebeldía con el Rosell

El diputado, Antonio Guillamón, considera deplorable la situación sanitaria del Área II y pide que se cumpla la Ley que aprobó la Asamblea y no sigan enrocados


27/10/2016

El diputado del Grupo Parlamentario Socialista, Antonio Guillamón, señaló que la consejera de Sanidad y el Gobierno regional parece “que se han declarado en rebeldía con el Rosell, se han echado al monte e insisten en su plan funcional, pero siguen sin cumplir la Ley aprobada en el Parlamento autónomo”.

Esta tarde ha comparecido Encarna Guillén en la Asamblea, para hablar de la evolución de la implementación de la Ley para el funcionamiento pleno del Hospital Santa María del Rosell como hospital General.

Los ejes fundamentales en los que Antonio Guillamón basó su intervención fueron en saber si el Gobierno regional va a cumplir la Ley aprobada en la Cámara, ya que la consejera solo habla del Plan funcional, “que nos parece bien, pero nadie se lo ha pedido y lo que importa y no ha aclarado es por qué no ha cumplido todavía la Ley”.

Guillamón preguntó por el estado del hospital del Rosell, aunque el Grupo Parlamentario Socialista hizo una visita en días pasados para interesarse y comprobar in situ el estado de estas instalaciones; igualmente, le ha preguntado para cuándo se va a presentar la organización de los servicios de los dos hospitales de Cartagena, que debería estar hecha, pues tenía un plazo de tres meses a raíz de aprobarse la Ley, y también le ha echado en cara que tampoco se ha creado aún la Comisión de Seguimiento para la apertura del Rosell, donde tengan participación los Ayuntamientos de la zona y la Plataforma de la Sanidad pública, Salvemos el Rosell.

El diputado socialista afirmó que la situación del área de salud II “es deplorable”, con largas listas de espera y muchas carencias. “La Consejería de Sanidad y el Gobierno regional están empecinados en no reconocer la gravedad de la situación sanitaria de esta zona; se han enrocado, se han obcecado y se muestran incapaces de resolver los problemas de la sanidad de Cartagena y Comarca y ofrecer un servicio digno y de calidad”.