El PSOE denuncia que el sector industrial sigue perdiendo peso en la Región de Murcia

El viceportavoz Alfonso Martínez Baños lo achaca a la parálisis del Gobierno regional más ocupado en sus problemas internos que en resolver los de la Región


09/04/2018
El viceportavoz del Grupo Parlamentario Socialista Alfonso Martínez Baños denuncia que a pesar de que el Gobierno regional sigue “intentando convencer a la ciudadanía de la evolución favorable de la economía regional, apoyada en un sector industrial con mayor protagonismo”, la realidad es bien distinta y, por el contrario, lo que está sucediendo es que este sector está perdiendo peso en la Región de Murcia.

Según la estadística del INE del Sector Industrial, en el año 2015, la cifra de negocio de este sector fue de 20.462 millones de euros, un 5,1% menor que la de 2014, y en el año 2016 – datos publicados hace tan solo unos días- de 18.984 millones de euros, un 7,22% inferior a 2015. Es decir, la facturación del sector industrial en la Región ha descendido en más de 3.500 millones de euros en tan solo tres años.

Asimismo, si se analiza la evolución de la EPA del sector industrial de la Región de Murcia se puede comprobar que en el 4º trimestre de 2016, el número de empleos fue de 74.700, mientras que en el 4º trimestre de 2017, de 71.500 empleos. Por tanto, en un año, el sector industrial ha perdido 3.200 empleos. Martínez Baños subrayó que desde la perspectiva sectorial, el gremio que genera empleo a mayor ritmo es el de la construcción, con un incremento del 17,5%, seguido de los servicios (3,8%); en el caso de la agricultura pierde (-2,62%) y el sector industrial destruye empleo a una tasa del -4,28%.

Siguiendo con este análisis, en 2014 la aportación del sector industrial al PIB regional fue del 17,1%; en el año 2015 del 17,3% y en el año 2016 (último dato oficial disponible) del 16,9%.

En opinión del viceportavoz socialista, estos datos confirman que el sector industrial de la Región sigue muy por debajo de la media en España, no actúa como motor de la economía regional ni se percibe como instrumento de cambio del modelo productivo.
Alfonso Martínez concluye que “esto demuestra el agotamiento del Gobierno regional, que sigue sin definir cuál es su modelo productivo y no ha sabido aprovechar la crisis como oportunidad para desarrollar una economía más sólida”.