El PSOE reclama un Plan de Ajuste de la estructura de la Administración regional cuyos beneficios se destinen al desarrollo de políticas de empleo y servicios públicos

El diputado Alfonso Navarro criticó que el Gobierno regional tiene actualmente 95 estructuras paralelas a la Administración que ocasionan gastos superfluos en su funcionamiento y la hacen menos eficiente


13/03/2013
El responsable de Economía y Hacienda del Grupo Parlamentario Socialista, Alfonso Navarro ha reclamado en la Asamblea que se apruebe, con carácter de urgencia, un Plan de Ajuste de la estructura de la Administración Regional, cuyos beneficios se destinen al desarrollo de las políticas que generen empleo y garanticen servicios públicos como la sanidad, educación y políticas sociales.

En concreto, el Plan de Ajuste que solicita el diputado socialista afectaría al número de Consejerías y demás organismos autónomos, entes públicos y fundaciones del sector público autonómico.

El sector público regional tiene actualmente 95 estructuras paralelas a la Administración regional. Según el último inventario de entes públicos de la CARM y según el propio informe del Ministerio de Economía y Hacienda que se publica con carácter semestral, la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia no ha cumplido los compromisos anteriormente descritos.

“Consideramos que lo que se podría ahorrar quitándole toda la grasa que le sobra a la Administración regional, podría destinarse a políticas generadoras de empleo y a afianzar la prestación de servicios públicos básicos”.

Alfonso Navarro manifestó que el Gobierno regional se comprometió en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, en su Plan de reequilibrio financiero y en las propias leyes de Presupuestos de la CARM, a reducir el número de entes públicos y organismos autónomos sin que haya cumplido su compromiso a día de hoy.

“Desde el Grupo Parlamentario Socialista entendemos la reducción de organismos autónomos, entes públicos, fundaciones del Sector Público autonómico como una medida urgente para alcanzar el objetivo de ser más eficientes y que la Administración regional suponga un gasto menos gravoso para los ciudadanos al tiempo que garantice unos servicios públicos adecuados”.