El PSRM denuncia que no se haya contado con los ciudadanos para sacar adelante el Plan de Movilidad Urbana Sostenible

Los socialistas murcianos aseguran que el Ayuntamiento de Murcia no ha contado tampoco con la Consejería de Obras Públicas y que el PMUS vuelve a vulnerar el derecho a la movilidad de los ciudadanos


23/12/2013
“Está finalizando un año pésimo para el transporte público en la Región de Murcia. Un año en el que mes tras mes, el INE nos dice que el transporte público de nuestra región pierde usuarios a chorro mientras el Gobierno Regional, a la vista de sus actuaciones, demuestra que aun no ha entendido qué son políticas eficientes de transporte ni que es el Ejecutivo Regional el que tiene que garantizar el derecho constitucional de los ciudadanos a la movilidad”. Así de contundente se ha mostrado la secretaria de Movilidad e Infraestructuras del PSRM-PSOE, María José Lajarín, al hacer balance del año 2013 en cuanto al trasporte público en la Región de Murcia.

Lajarín ha recordado que la región tiene uno de los peores sistemas de transporte público de España, y también uno de los más caros: “Se olvida el consejero Sevilla que los ciudadanos deben de ser los primeros en su lista de prioridades y son sus nefastas políticas las que están expulsando a los ciudadanos del transporte público cuando su misión principal es precisamente la contraria. La movilidad es un derecho constitucional, no una limosna. Gestionarla igual para todos los ciudadanos y para todos los territorios es una obligación, no un capricho electoral del momento o el pago de algún compromiso”.

La secretaria de Movilidad del PSRM ha indicado también que el Ayuntamiento de Murcia ha vuelto a cometer los mismos errores en su versión corregida del Plan de Movilidad Urbana Sostenible: “El PMUS mantiene el error de convertir el tranvía en eje vertebrador del sistema de transporte y, así, alimentarlo de pasajeros como si eso fuera un fin en sí mismo. Es un Plan que se ha hecho, no sólo de espaldas a los ciudadanos, sino contra los ciudadanos. Además, no se han admitido la mayoría de las alegaciones de los ciudadanos, que no eran otra cosa que la valiosa aportación de su experiencia diaria”.

Lajarín ha apuntado que, a este Plan, “más que de Movilidad, habría que llamarle el Plan de los Transbordos, porque los ciudadanos van a tener que estar bajando de un autobús y subiéndose a otro dos o tres veces antes de llegar, no ya a su destino, sino al tranvía, pues la verdadera obsesión del Ayuntamiento de Murcia es justificar un tranvía que nos cuesta 11 millones de euros cada año”.


“El Ayuntamiento de Murcia saca las conclusiones del PMUS sin haber contado, otra vez, con la Consejería de Obras Públicas y, ésta, a su vez, sigue haciendo dejación de funciones”, ha añadido.

María José Lajarín ha lamentado que el Ayuntamiento de Murcia esté preocupado en proteger a la empresa de los coloraos, “dándole igual que se den viajes en vacío cuando tiene a otros ciudadanos del municipio sin servicio alguno”, y que el Gobierno Regional esté a su vez protegiendo a la empresa de los blancos-naranjas sin llegar a ningún acuerdo entre ambos para coordinar de forma eficiente el transporte.

“Los socialistas nos preguntamos quién se ocupa entonces de proteger a los ciudadanos, a quién le importa las dificultades que tiene una persona para desplazarse a trabajar, a estudiar, a ir al médico o a ir a buscar trabajo y quién se preocupa de que los ciudadanos tengan que pagar varios billetes para hacer un único recorrido. Nuestros ciudadanos esperan soluciones, no castillos en el aire por un lado y descoordinación por otro”.

“Ya está bien de que el Gobierno regional nos ponga siempre como excusa para no enfrentarse el problema que están estudiando una unificación tarifaria. Es urgente que se dé una solución a las más de 270.000 personas que viven en las pedanías de Murcia y al 1.200.000 del resto de municipios de la región, que día a día comprueban como les reducen servicios y también les aumentan las tarifas”, ha concluido.