El PSOE pide a Palacios que no aplique a los enfermos de la Región el copago en farmacia hospitalaria y lo recurra

La diputada Teresa Rosique denuncia “el seguidismo que Valcárcel y su gobierno hacen de las medidas cada vez más injustas e incomprensibles del Gobierno de Rajoy, que se ceba con los más débiles”


29/12/2013

La responsable de Sanidad del Grupo Parlamentario Socialista, Teresa Rosique exige a la consejera Mª Ángeles Palacios que no aplique a los enfermos de la Región el copago en farmacia hospitalaria y recurra esta decisión.

La Resolución del Ministerio de Sanidad, dictada en septiembre de este año, impone un nuevo copago, esta vez a medicamentos que se dispensan en farmacia hospitalaria, concretamente a 42 fármacos, generalmente caros, destinados a tratar pacientes crónicos o con enfermedades graves (cáncer, hepatitis, esclerosis múltiple, tratamientos de fertilidad, artritis, hepatitis) que habían quedado al margen del copago. A partir del 1 de enero, estos productos dejarán de estar exentos de aportación y estarán sujetos a un copago máximo del 10% del precio, con un tope de 4,2 euros por envase.

La diputada explicó que con esta medida, el Gobierno del Partido Popular “infringe un nuevo castigo sobre los enfermos mientras libera de sus deudas a los bancos”. La inclusión en el copago farmacéutico de los medicamentos que se retiraban, hasta ahora sin coste, en los servicios de farmacia de hospitales para este tipo de enfermedades graves, supone una tremenda injusticia y un peligro para la salud de los pacientes porque se corre el riesgo de que muchos renuncien a su tratamiento al no poder hacer frente al nuevo copago.

En opinión de la diputada, los argumentos que el Ministerio de Sanidad ha esgrimido hasta ahora para justificar el copago farmacéutico son su carácter disuasorio y recaudatorio, no dándose ninguna de estas dos cuestiones en relación con el copago de medicamentos que se retiran de farmacia hospitalaria. Los enfermos no pueden dejar de tomar esa medicación y el ahorro de la Administración es mínimo, sin embargo, el coste para los enfermos es muy elevado, denunció.

La Consejería de Sanidad ha reconocido que el ahorro en comparación con el gasto es mínimo, ya que de los 20 millones de euros que el Servicio Murciano de Salud gasta anualmente en estos tratamientos, apenas se ahorraría 100.000 euros. La pregunta, por tanto, es cuál es la razón de esta inhumana medida.

Rosique añadió que es vergonzoso que mientras comunidades autónomas como Andalucía y Castilla León o incluso organizaciones como el CERMI han anunciado recurrir esta medida y Médicos del Mundo ha denunciado la misma, “el Gobierno de Valcárcel esté dispuesto a aplicarla sin pestañear en nuestra Comunidad Autónoma, cuando no existe ninguna razón que la justifique más allá del ensañamiento con los sectores más vulnerables”.

El Partido Socialista expresa su rotundo rechazo a este nuevo copago, al igual que a los anteriores, ya que supone un cambio cualitativo de enorme magnitud en el modelo de acceso tanto a los medicamentos como a determinados servicios sanitarios, generando una desigualad inaceptable. Por ello, exige que no se aplique a los enfermos de nuestra Región y que el Gobierno regional lo recurra.