El PSOE asegura que la reforma laboral sigue haciendo estragos y exige medidas de choque para frenar este drama

El viceportavoz Francisco J. Oñate señaló que la caída de 5.520 afiliados a la Seguridad Social demuestra que se sigue destruyendo empleo, por lo que no hay motivos para falsos optimismos


04/02/2014
El viceportavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Francisco J. Oñate aseguró tras conocer los datos del paro, que la reforma laboral puesta en marcha por el Partido Popular sigue haciendo estragos y lo afirma no solo por el dato del paro registrado en enero, donde hubo 3.200 personas más que en diciembre, sino por la caída a la afiliación a la Seguridad Social donde hubo 5.520 afiliados menos. “Esta circunstancia demuestra que se sigue destruyendo empleo”.

Un dato que pone en evidencia lo ocurrido el pasado mes de enero es que el sector servicios con 2.704 desempleados más es quien más contribuye a la caída del empleo por razones de temporalidad relacionadas con la campaña de Navidad de esta cifra, más de 2.000 son mujeres y le siguen los jóvenes, con un crecimiento del paro en 314 más.

Oñate considera que los datos del mes de enero “deberían servir de antídoto para que tanto el Gobierno de España como el de la Región, así como el Partido Popular que los sustentan, salgan de ese falso optimismo que quieren trasladar en una situación tan penosa como la que existe con el desempleo. No es posible que se quieran anotar como méritos de gestión lo que simplemente son jóvenes o personas que emigran o desertan del INEM por las dificultades que existen para conseguir un puesto de trabajo”.

El diputado socialista añadió que “se está poniendo en evidencia la precariedad de los contratos y sabemos, por otros datos, que los salarios siguen a la baja. Nos estamos encontrando con el creciente fenómeno de que cada vez hay un mayor número de ocupados que por la precariedad y los bajos salarios no superan el umbral de la pobreza”.

En su opinión este es un problema muy grave para las familias, pero aún más para la economía, pues estamos abocados a un crecimiento económico minúsculo, que conviva con un empleo bajo mínimos, llevándonos a una situación insostenible. “Hay que tomar conciencia de que estamos ante una situación de extrema gravedad y solo poniendo en marcha medidas de choque podríamos ayudar a que escampe, pues de lo contrario el drama del paro seguirá arreciando”.