El PSOE pide que el Programa de Garantía Juvenil tenga financiación suficiente y sea sostenible en el tiempo

El viceportavoz Francisco J. Oñate también reclama al director general del SEF que readmita a todos los orientadores laborales que fueron despedidos


06/05/2014

El viceportavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Francisco J. Oñate recordó tras la comparecencia del director general del Servicio Regional de Empleo y Formación (SEF), Alejandro Zamora, para informar sobre el Programa de Garantía Juvenil, en la Comisión Especial de Empleo de la Asamblea Regional, que ese programa fue un empeño de los eurodiputados socialistas en Bruselas y que los socialistas murcianos, por tanto, también apoyan.

Oñate indicó que “siendo el problema del desempleo tan acuciante en nuestra Comunidad, da la impresión que el Gobierno regional se toma esta cuestión con demasiada laxitud”. También reprochó que la garantía formativa, la garantía juvenil europea, vaya con retraso respecto a otras autonomías como Galicia, que ya han puesto en marcha alguna experiencia pionera, o Francia, a pesar de que allí es menos grave el problema del paro.

Para el diputado socialista, la situación de desempleo juvenil en la Región de Murcia es dramática. La EPA daba la cifra de 24.800 jóvenes de hasta 25 años parados, cifra que el propio director general del SEF ha desvelado que es mayor y asciende a 27.500. “Hay un dato curioso que hemos conocido con el dato del paro registrado en abril y es que para 6.000 nuevos empleos se han hecho más de 70.000 contratos 66.000 a tiempo parcial. Esto indica que se está empleando en la Región en condiciones muy precarias y de manera temporal”.

El viceportavoz socialista subrayó que el Programa de Garantía Juvenil arranca con un déficit de financiación, algo que se ha reconocido por el Gobierno y que es objeto de lucha en el seno de la Unión Europea y secunda el PSOE.

Por ello, desde el Grupo Parlamentario Socialista se reclama que los 6.000 millones que hay presupuestados para este programa se conviertan en 21.000, a fin de permitir varias cosas: En primer lugar, que este programa se establezca bajo el principio del derecho universal y que todo el que reúna los requisitos pueda participar y no se quede en lista de espera, simplemente por falta de fondos.

La segunda petición que Francisco J. Oñate le ha hecho al director general del Empleo ha sido que se readmita a todos los orientadores del SEF que fueron despedidos, a fin de poder continuar con la labor de asesoramiento personalizado a los jóvenes desempleados. “Si tenemos que hacer un perfil del joven y un diagnóstico de por dónde debe continuar su vida laboral debe ser serio y también es preciso acompañarle e intermediar por el mundo de la empresa”.

Por otro lado, el viceportavoz socialista criticó que el Plan de Empleo Juvenil de la CARM para 2013-2014 a estas alturas siga sin desarrollar en algunos aspectos, como el de las escuelas taller, que este año tan solo tiene presupuestado 1 millón de euros.

Por último pidió garantías para que las ayudas de este Programa en inserción laboral no se conviertan en picaresca de quienes se quieran aprovechar de los jóvenes y del dinero público, con la intención de ahorrarse costes laborales y sean como dice la Ley: válidas y sostenibles en el tiempo.