PSOE e IU-Verdes retiran el Proyecto de Ley para la reforma del Estatuto por la deslealtad demostrada por el Partido Popular

La portavoz Begoña García Retegui criticó el abuso de autoridad del presidente de la Asamblea, al impedir que sean los grupos de la oposición quienes cierren el debate


25/11/2014
Los grupos parlamentarios de PSOE e Izquierda Unida-Verdes han retirado esta tarde en el Pleno de la Asamblea la Proposición de ley presentada para la reforma del Estatuto de Autonomía, a la que el Partido Popular había presentado una enmienda a la totalidad de no a lugar a deliberar.

Begoña García Retegui criticó el abuso de autoridad del presidente de la Asamblea, al impedir que sean los grupos de la oposición, que fueron los que presentaron la Proposición, los que tengan la última palabra y cierren este debate. “El presidente ha consumido hoy el escaso crédito que le acompaña en esta legislatura. Ha demostrado que no tolera que se deje en evidencia ni siquiera en los debates parlamentarios al Partido Popular, y lo ha hecho el mismo día que el presidente Garre ha hablado de no imponer autoridad a nadie”.

A lo que añadió que “la descomposición del Partido Popular y la sensación de legislatura agotada imperan en lugar del debate sereno para resolver los problemas de los ciudadanos. El PP está en sus problemas”.

Comisión Especial
La portavoz socialista, Begoña García Retegui recordó que en octubre de 2005, en la VI Legislatura, se constituyó una Comisión Especial para el Estudio y Valoración de la Eventual Reforma del Estatuto de Autonomía. Allí se “escuchó a la sociedad, organizaciones, instituciones como la universidad y otros colectivos sobre las necesidades más importantes de la Región”.

En la VII Legislatura el PP eligió la vía de la confrontación y no hubo Comisión especial. No fue hasta la VIII Legislatura, en octubre de 2011, cuando se retomaron los trabajos de la Comisión: 24 reuniones de la ponencia, más las de la propia Comisión.

Finalmente, el acuerdo y el consenso quedó roto cuando el PP, a finales de 2012, “sin comunicación ni diálogo previo presentó en la Asamblea un Proyecto de reforma de estatuto, por la vía de urgencia, con el único objetivo de posibilitar los Decretos ley al Gobierno regional”.

García Retegui calificó esta acción como una “deslealtad y falta de respeto del PP al parlamento”. La respuesta de la oposición ante esto fue recoger en un documento las viejas aspiraciones: agua, vivienda, derechos, inversiones, financiación, deuda histórica, “es decir, a todo a lo que el PP ha renunciado desde que en Moncloa hay un gobierno del Partido Popular”.

Agregó que desde el PSOE “queremos debatir, porque los ciudadanos de la Región no merecen un estatuto de segunda categoría respecto de otras CCAA y nuestro estatuto de autonomía debe contemplar todos los temas que preocupan a los ciudadanos, esos que antes tanto reivindicaba el Partido Popular cuando gobernaba el Partido Socialista”.